Boumba-Bek & Nki (Camerún)

No podremos ganar esta batalla para salvar nuestras especies y su hábitat sin crear también un vínculo emocional entre nosotros mismos y la naturaleza, pues no podremos luchar por aquello
que no amamos”.

Sthephen Jay Gould
del ensayo titulado
This View of Life: Unenchanted Evening (1991)
(Esta Visión de la Vida: Una Noche sin encanto)

” De todos loa animales africanos, el elefante es el que plantea más problemas de convivencia al hombre; pero su extinción, si es que ha de llegar, parece la más trágica. Puedo observar elefantes ( y sólo elefantes) durante horas seguidas, pero antes o después el elefante hará algo muy extraño, como por ejemplo segar la hierba con las pezuñas o coger los colmillos de otro elefante muerto en descomposición y llevárselos al bosque. Hay un misterio tras ese rostro gris enmascarado, y una fiereza vital antigua, delicada y fuerte, impresionante y prodigiosa, que impone el silencio reservado comúnmente a la cumbres de las montañas, los grandes incendios y el mar” [1]

Escribí esto hace veinte años y desde entonces no he visto nada que me haya hecho cambiar de idea. En realidad, los misterios del elefante aún se están descubriendo. Ahora se sabe que este animal puede transmitir señales de baja frecuencia y otro mensajes colosales a través de kilómetros de desierto, y cada vez parece más evidente que comprende la muerte, algo que hasta ahora se creía exclusivo de nuestra especie. Exceptuando el fuego y al hombre, estos grandes animales causan un impacto en el hábitat mayor que ninguna otra fuerza de África, y la prosperidad de muchas otras criaturas puede depender de ellos. Y esto es tan cierto en a selva como en la sabana. La supervivencia del bongo, el ocapi y el gorila de las tierras bajas puede depender la supervivencia del elefante de la selva.

Peter Matthiessen
Africa Silences
(Los Silencios de África)

[1] Peter Matthiessen, The Tree Where Man was Born, Viking Press,
Nueva York, 1972 (El árbol en que nació el Hombre)

 

BOUMBA BEK & NKI
BIDOVERSIDAD

La región forestal del suroeste de Camerún es conocida por su rica diversidad de vida, representada en varias especies animales de selva, y que ha sido ampliamente reconocida por la comunidad internacional. La extraordinaria biodiversidad de esta área ha atraído desde siempre a muchos buscadores de fortuna que en los últimos treinta años han explotado los recursos naturales destinados preferentemente a los mercados europeos.

El duque de Edimburgo señaló, en la Cumbre de Bosques de Yaoundé, en Marzo de 1.999 que: ” los bosques de la Cuenca del Congo son el hogar de infinidad de especies animales y vegetales y su conservación significa que ninguna de estas se extinga en razón de la explotación humana desconsiderada manteniendo, de esta forma, su rica diversidad biológica.

Estudios realizados por varios investigadores indican la inmensa diversidad biológica de la región. Boumba Nek y Nki, que comprenden más de 600.000 hectáreas, acogen una densidad 2,5 elefantes (Loxodonta africana cyclotis) por kilómetro cuadrado resultando en una población estimada de más de 5.000 individuos. Otras especies significativas y de consideración importante para su conservación incluyen gorilas (Gorilla g. gorilla), chimpancés (Pan t. troglodytes), bufalos (Syncerus caffer nanus), bongos (Tragelaphus euryceros) y antílopes de selva. Varias especies de primates diurnos, especialmente el amenazado mono crestado (Cercocebus galeritus), el mono de DeBrazza (Cercopithecus neglectus) y el colobus negro (Colobus satanas) cuyo límite oriental se cree que es el río Dja en el bosque de Nki.

La avifauna del bosque es impresionante, contando con más de 283 especies registradas hasta la fecha.De entre las 300 especies de peces investigadas, tres de ellas son nuevas para la ciencia: Steatocranus sp. nov., Aphyosemion sp. nov y Phenacogrammus sp. nov. Uno de los espectáculos más maravillosos que ofrece la rica fauna acuática puede observarse en las agua de Nki, particularmente en las cascadas de Nki que dan refugio a una población significativa de cocodrilos del Nilo.

BOUMBA BEK & NKI
BREVE RETROSPECTIVA HISTÓRICA

Desde hace veinte años, cuando se llevaron a cabo las primeras misiones de exploración en Boumba Bek & Nki los intereses conservacionistas han sido expresados por diferentes organizaciones internacionales e investigadores independientes, subrayando la extraordinaria diversidad biológica del territorio. Estudios llevados a cabo en el pasado han puesto al descubierto las amenazas a las que se ve sometidos los recursos naturales de la región, especialmente derivados de la industria maderera y la caza. A mediados de la década de los ochenta, la IUCN clasifico el área como “un enclave crítico en términos de conservación“.

Los bosques de la Cuenca del Congo se encuentran entre los lugares que presentan una preferencia prioritaria para su conservación, en razón de su diversidad biológica y la amenaza a la que están sometidos sus recursos naturales. La región sureste que comprende al mismo tiempo los parques nacionales propuestos de Boumba Bek & Nki han sido señalados por varias organizaciones conservacionistas (WCS,WWF y GTZ), como áreas prioritarias para la aplicación de programas medio ambientales y lugares donde implatar prácticas de gestión sostenibles para la explotación de los recursos. En el año 1994, esta área forestal se benefició de los fondos otorgados por el Global Facility Program GEF que fue iniciado tras la Cumbre de Rio. Desde 1994 la WWF, en colaboración con otras agencias conservacionistas como la GTZ, ha mantenido una presencia y trabajo activo en la zona, con la clara intención de fomentar la creacción de parques nacionales y la definición de usos en distintas áreas forestales periféricas. WWF ha proporcionado recursos económicos a través de las aportaciones de WWF-Netherlands y WWF-Germany , apoyando de esta manera las diversas actividades destinadas a la conservación y gestión del territorio.

NKI
SELVA PRIMIGENIA

Un viaje a Nki en el río Dja ofrece, sin lugar a dudas , una oportunidad para descubrir uno de los lugares más remotos y relativamente intocados de la Cuenca del Congo. A diferencia de Lobéké y de alguna manera Boumba Bek, la selva pluvial de Nki permanece intacta y alejada de la actividad agresiva de las sierras de las compañías madereras; sin encontrar más razón que la protección impuesta por la propia naturaleza. Nki permanece al margen de toda ocupación humana.

Es necesaria una fuerte inversión para desarrollar las infraestructuras imprecindibles como pueden ser carreteras, especialmente en la región meridional de Nki, para llevar a buen término las operaciones que requiere la explotación de sus bosques.

Es la naturaleza en su estado más puro ” afirma Jemini, un periodista freelance que ha visitado la región. Tomando sus propias palabras: ” Nki es un entorno natural muy especial con la mayor parte de su territorio a la espera de ser explorado y con nuevos hallazgos que llevar a cabo “. Esta área forestal concede una oportunidad única para contemplar la naturaleza en su forma más auténtica y primitiva. La gran variedad de especies que habitan en aquí todavía siguen un proceso de evolución básico, que permanece alejado de las necesitades egocéntricas que producen la alteración de los hábitats por parte del hombre.

En un ecosistema forestal típico, las normas ecológicas para la supervivencia y sucesión vienen marcadas por la propia naturaleza, no por la influencia humana derivada de la explotación forestal y la caza; dos factores básicos a la hora de valorar la alteración de la integridad ecológica del bosque. En ningún otro lugar se encuentra una analogía ecológica tan práctica como en la selva virgen de Nki y que, al mismo tiempo, representa la simbiosis perfecta entre las especies animales y su hábitat.

PROVÍNCIA SURESTE DE CAMERÚN
POBLACIÓN

Los dos grupos étnicos principales son los bantú y los pigmeos baka. Los primeros conforman más del 70% de la población (20.000 habitantes). Estos están subdivididos en nueve grupos tribales comprendidos por mbimo, movongmvong, konabembe, djem-dzimou de Ngolia, bakwele y bangado. Un 20% corresponde a los pigmeos del grupo baka (5.000 habitantes) y el resto, a población extranjera (10%) principalmente comerciantes musulmanes y gentes llegadas de países de África del Oeste, sobre todo de Mali, Senegal y Mauritania. La mayoría empleados en diferentes negocios y que van llegando atraídos por el boom económico local que tiene lugar como resultado de la actividad derivada de las concesiones madereras. Los Bantú son agricultores y recolectan frutos en el bosque, siendo su principal cultivo el cacao. Los animales proporcionados durante las expediciones de caza son destinados al consumo doméstico, aunque la llamada bush meat es dispuesta a la venta en los mercados.

Los baka permanecen todavía muy arraigados a sus sistemas de caza tradicionales y a la recolección de frutos, raíces y semillas. Una gran mayoría de ellos sigue utilizando métodos primitivos como son el arco y las flechas envenenadas. Para dar caza a los elefantes, excavan fosas enormes en la selva. Los pigmeos pasan la mayor parte del tiempo en el bosque tropical recogiendo miel, mangos y ñames salvajes. Estos habitantes de la selva, son nómadas y se desplazan de un sitio al otro según lo requieren sus necesidades.

Las ceremonias ancestrales que permiten a los hombres jóvenes a acceder a la sociedad secreta de Jengi son celebradas en todo el territorio, aunque hoy día no se sacrifica a ningún elefante.Estos animales continúan manteniendo un simbolismo muy significativo en la vida y cultura de estas gentes.

En la actualidad la GTZ, en colaboración con el proyecto WWF Jengi, concentra sus esfuerzos en la gestión de las áreas forestales para de este modo asegurar que se cumplan las necesidades de los pueblos que las habitan . En el proceso de creación del Parque Nacional de Lobéké, se tomó la decisión de permitir a los Baka el acceso a algunas áreas forestales del parque para llevar a cabo la recolección de mangos, miel y otros productos, exceptuando la extracción de madera. De la misma manera, se están tomando medidas para asegurar que los pigmeos puedan beneficiase y hacer uso activo de las áreas comunitarias destinadas a la caza y establecidas para procurar las necesidades de la población local.

BOUMBA BEK & NKI
AMENAZAS

Industria maderera

La mayor parte de la explotación comercial, especialmente la industria maderera, ha llevado a la destrucción de grandes extensiones forestales mediante métodos muy poco sostenibes.

Aprovechando las débiles economías de los países de África Central, muchas compañías asiáticas tomaron ventaja de la situación. Estas firmas comerciales también son conocidas por su intensiva actividad comercial. No tan sólo se extrae la madera, paralelamente existe una caza indiscriminada de elefantes en razón del lucrativo comercio del marfil que es transportado vía marítima por trabajadores expatriados. En Camerún, los esfuerzos para conservar las áreas forestales es inmenso, debido a que las firmas comerciales procedentes de Asia prácticamente estában deforestando la selva a un ritmo vertiginoso. En las concesiones donde se desarrollaban su actividad, muy pocos árboles permanecen en pie. Fue necesaria la crisis económica de mediados de los noventa para que se pusiese fin a la destrucción desconsiderada de los bosques ecuatorilaes por parte de los asiáticos.

La situación se estabilizó con la partida de las compañías asiáticas aunque las empresas madereras europeas, especialmente francesas, tomaron el relevo. Más de quince compañías europeas operan en el suroeste de Camerún, siendo un tercio de ellas multinacionales. Estas actúan en concesiones forestales que son llamadas en francés UFAs o   ” Unité Forestier d’amenagement” y que varían, de acuerdo a las leyes forestales aplicadas en 1.994, en un tamaño de entre 50.000 y 200,000 hectáreas.

Caza Furtiva

Es la amenaza más seria que sufre la fauna de Boumba Bek & Nki. Una parte de la caza encuentra la razón de su existencia en la supervivencia de las comunidades bantu y pigmea sin embargo la caza llevada a cabo por extranjeros, antiguos trabajadores de las empresas madereras, es practicada a gran escala. El plan de construcción de una carretera de más de 180 kilómetros desde Lomié, en el área septentrional de Nki, cruzando la vertiente meridional de Boumba Bek y conectando diferentes aldeas, se presenta como un impedimento real para mantener los ideales conservacionistas. No cabe duda de que esta nueva vía de comunicación traerá una mayor presencia humana y el consecuente aumento de la cacería. La intención del gobierno camerunés ha sido siempre la de desplazar las aldeas, sin embargo la política nacional debe tener en cuenta la reconciliación entre el desarrollo y la conservación del medio ambiente.

Debido a la geografía accidentada de Boumba Bek y, sobre todo de Nki, las barreras naturales se han presentado como infranqueables a la hora desarrollar la actividad humana y permitir asentamientos permanentes. Al mismo tiempo, las comunicaciones terrestres deficientes actúan como factor que ralentiza las influéncias y amenazas externas. Al área sur de Nki tan sólo puede accederse a través del río y desde Molundu en un viaje de al menos seis horas, en una embarcación impulsada por un potente motor fuera borda. Los rápidos y cascadas de Nki se caracterizan por su fuertes corrientes, hecho que complica el acceso a los cazadores furtivos de Camerún, no así el de aquellos que acceden al bosque desde Congo – Brazzaville. La presencia de una base logística en la aldea más cercana, Ndongo, a sesenta kilómetros de Nki, facilitaría el control de los furtivos llegados de este país africano vecino.

La mayor parte de la caza furtiva se realiza mediante el uso de trampas confeccionadas con alambres, de forma particular a la hora de dar caza a los antílopes. La caza de elefantes se lleva a cabo mediante el uso de armas del calibre 458. Los mercados de carne de animales procedentes de la selva se encuentran esparcidos por todas las poblaciones de la región y asegurada su provisión por los propios trabajadores de las compañías madereras. Las prácticas tradicionales de caza mediante el uso de arco y flechas envenenadas son empleadas por los Baka, y especialmente destinadas a los primates.

Con la creciente inestabilidad de los países vecinos a Camerún, ha incrementado la circulación de armamento y munición que cada vez y con más frecuencia, se convierten en elementos empleados por los pigmeos para dar caza a los animales de mayor proporción.

Zonas fronterizas como Ndongo y Ngoila, situadas respectivamente en los sectores meridional y septentrional de Nki, sufren la presencia esporádica de cazadores furtivos de Congo – Brazzaville. La mayoría de ellos utilizan rifles automáticos tanto para la caza de animales pequeños como animales grandes. La dificultad para aplicar la ley y la escasa presencia de servicios gubernamentales se presentan como un impedimento serio para desarrollar labores conservacionistas, por lo tanto se precisan actuaciones urgentes para ponerle fin. Con toda seguridad, iniciativas que proponen programas de conservación eco-regionales para establecer un área trans-fronteriza que comprenda Nki, Minkebe (Gabón) y Odzala (República de Congo-Brazzaville), ayudarían a afrontar los problemas que en estos momentos plantea el uso de los recursos naturales y la gestión de las áreas fronterizas.

BOUMBA BEK & NKI
INICIATIVAS CONSERVACIONISTAS

Desde el período colonial la gestión de áreas protegidas por parte de la mayoría de países africanos a excluido a las poblaciones locales, alejandolas de el uso y disfrute de todos y cada uno de los recursos naturales. La caza era una actividad exclusiva de la rica e influyente burocracia occidental ya fuese destinada a la práctica del deporte o al turismo, como ocurre hoy en día en muchos países de África oriental. No hacen falta comentarios para conocer los beneficios que generaron ambos métodos, directos e indirectos, relacionados con el uso de los recursos naturales, especialmente de la fauna salvaje. La pregunta ha sido siempre la misma es decir, ¿Como han sido utilizados estos ingresos y que comunidades, supuestamente guardianas de estos recursos, forman parte de la totalidad del proyecto de gestión de estos? El éxito en las acciones conservacionistas llevadas a cabo por el gobierno tan sólo pueden ser garantizadas si se tienen en cuenta las necesidades de las comunidades periféricas. Esto supone la implicación directa de estas comunidades, preferentemente los pueblos indígenas, en el proceso de toma de decisiones. La WWF tiene un papel muy importante en él, de forma particular en la defensa se los derechos de las gentes que habitan la selva, de su entorno y recursos.

No existen dos formas de alcanzar la totalidad del concepto de gestión en colaboración, sin tener en cuenta a las poblaciones locales a la hora de definir estrategias directivas para áreas de protección propuestas. WWF como organización ha definido unos principios básicos relacionados con los indígenas y la gestión de recursos en un documento conceptual titulado: ” Pueblos Indígenas & Conservación “.

Existe una opinión generalizada que contempla a los pueblos indígenas como personas que interactúan con el mundo, teniendo como objetivo primordial un deseo de armonía. A pesar de que las creencias religiosas y filosóficas pueden ser un factor que impulse la conservación de la naturaleza, es importante recordar que estos valores no excluyen la utilización de los recursos naturales. Además hay que recordar que cuanta más gente haya, más recursos se necesitarán.

La presencia activa de compañías, atraídas durante muchos años por los ricos recursos madereros ha influido de forma irreversible en los aspectos socio culturales de las gentes que habitan esta región del Camerún. Las multinacionales han abierto la selva a la caza furtiva e impulsado la creación de centros urbanos como Moloundu y Salapombe que actualmente acogen una población numerosa compuesta de forma generalizaa por buscadores de fortuna y aventureros.

Otros visitantes , legales o ilegales, incluyen cazadores deportivos incontrolados o furtivos y mineros que hacen complejo y de dificil accesso cualquier proceso de estratificación y planificación. Los misioneros no quedan fuera de juego, impulsada su actividad por un programa de reasentamiento destinado a la sedentarizaión de los Baka en asentamientos permanentes a o largo de la carretera.

BOUMBA BEK & NKI
PARQUES NACIONALES

WWF CARPO, Yaoundé – Camerún ( 6 de Octubre , 2005) – El Primer Ministro de Camerún firmó dos decretos creando los Parques Nacionales de Boumba Bek y Nki en el Sureste de Camerún.

Esta dos áreas naturales protegidas todavía tienen que ser declaradas oficialmente como parques nacionales por el Gobierno del Camerún, aunque hace ya tres años y oficialmente, fueron contempladas como tales. Boumba Bek y Nki incluyen la inmensa área intermedia de Ngoila Mintom en el suroeste del Camerún, comprendiendo un 40% del total del territorio TRIDOM.

Reconociendo los esfuerzos llevados a cabo por la WWF por hacer posible que estos dos territorios obtuviesen reconocimiento oficial como parques nacionales, Laurent Somé subrayó la importancia del hecho con la siguientes palabras: ” … es la herencia conservacionista dejada en Camerún por Steve Gartland * (primer director de WWF en Camerún), y que trabajó durante años para conseguir esta meta“.

Estudios realizados por varios investigadores indican la inmensa diversidad biológica de la región. Por ejemplo, Boumba Nek y Nki que comprenden más de 600.000 hectáreas, acoge una densidad de elefantes de 2,5 por kilómetro cuadrado resultando en una población estimada de más de 5.000 individuos. Otras especies significativas y de consideración importante para la conservación, incluyen gorilas (Gorilla g. gorilla), chimpancés (Pan t. troglodytes), bufalo (Syncerus caffer nanus), bongo (Tragelaphus euryceros) y antílopes de selva. Varias especies de primates diurnos, especialmente el amenazado mono crestado (Cercocebus galeritus), el mono de De Brazza (Cercopithecus neglectus) y el colobus negro (Colobus satanas) cuyo límite oriental es se cree que es el río Dja en el bosque de Nki.

La avifauna del bosque es impresionante, contando con más de 283 especies registradas hasta la fecha. De entre las 300 especies de peces investigadas, tres de ellas son nuevas para la ciencia: Steatocranus sp. nov., Aphyosemion sp. nov y Phenacogrammus sp. nov. Uno de los espectáculos más maravillosos que ofrece la rica fauna acuática puede observarse en las agua de Nki, particularmente en las cascadas de Nki que dan refugio a una población muy significativa de cocodrilos del Nilo.

El Presidente de Camerún, Su Excelencia Paul Biya, analizando los logros alcanzados en el Proceso de Yaoundé en Brazzaville (Febrero de 2.005) , destaca TRIDOM como el reflejo de la colaboración regional existente entre los países de África Central para salvaguardar la Cuenca del Congo y sus recursos naturales.

El 4 de Febrero de 2005, los ministros de la COMIFAC (Central African Forest Commission – Comisión Forestal de Africa Central ) firmaron el Acuerdo TRIDOM asentando de esta manera las bases para facilitar el programa de conservación trans-fronterizo que comprende areas del Camerún, República del Congo y Gabón. La firma de este acuerdo representa uno de los mayores logros de la Cumbre de Estados Africanos que tuvo lugar en la capital congoleña de Brazzaville en Febrero de 2005. Este compromiso es un catalizador institucional para facilitar la iniciativa conservacionista trans- fronteriza de una de la áreas de bosque del Congo que permanece intacta y se extiende sobre más de 147.000 kilómetros cuadrados que representan, al menos, un 7.5% del total de selvas del área de la cuenca.

Notas

* Dr. John Steve Gartland, reconocido conservacionista y director de WWF Cameroon Program Office, murió el 18 de Septiembre de 2.0005.

WWF CAMEROON
Giant Step for Biodiversity conservation in the Congo Basin: Boumba Bel & Nki become National Parks.
Yaoundé, Noviembre 2005

UN NUEVO TRATADO PARA PRESERVAR
LA SELVA ECUATORIAL

Los jefes de estado de diez países de la cuenca del Congo han firmado un tratado para proteger el bosque ecuatorial…. Firmado durante la clausura de la cumbre celebrada durante dos días en Brazzavile , capital de la República del Congo, el tratado prevé la creación de la Comisión de Bosques de África Central y la puesta en marcha de un mecanismo de financiación regional para proteger la selva ecuatorial, así como la facilitar el desarrollo sostenible de la industria maderera. Los ecologistas han acogido favorablemente esta iniciativa, justificando que la tala ilegal es una de las principales causas de la destrucción del medio forestal. Según la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) de 1990 al 2000, 13000 hectáreas de bosque se han destruido cada año en la Cuenca del Congo, donde la superficie es de 520 millones de hectáreas. Hoy, según estimaciones de la FAO, la deforestación continúa aunque a un ritmo más sostenido.

La selva ecuatorial es el hábitat natural de gorilas y de otras especies animales numerosas actualmente amenazadas de extinción. A medida que la flora y la fauna desapareen, las millones de personas cuya supervivencia depende de los bosques, cada vez son más pobres. La nueva comisión se encargará de traquer les braconniers audelà de las fronteras y financiar la formación de guardia y conservación del bosque. El nuevo programa de protección de la selva tropical de la Cuenca del Congo, a excepción del área que se extiende en la Guinea Ecuatorial, costará más de 15 millones de dólares. Para su financiación, los jefes de estado han acordado la introducción de un mecanismo de financiación regional basado sur le prèlevement d’un tax de recettes des produits forestiers exportés. Del mismo modo, se buscará el apoyo financiero de la comunidad internacional.

Los jefes de estado de la República del Congo, de la República Democrática del Congo, de Burundi, del Camerún, de la República Centroafricana, del Chad, de Guinea Ecuatorial, de Gabón, de Santo Tomé & Príncipe y de Rwanda han firmado el acuerdo.

CARPO FOCUS
WWF CENTRAL AFRICAN REGIONAL PROGRAMME
Enero / Marzo 2005

Cumbre de Brazzaville

La firma del primer tratado regional conservacionista africano y el acuerdo para proteger más del 7% de los bosques de la Cuenca del Congo suponen, como ha afirmado la WWF, un logro muy importante para el futuro de la pluviselva.

El tratado firmado por los presidentes de África Central durante la celebración de la segunda edición de la Cumbre de Jefes de Estado para la Conservación de los Bosques que tuvo lugar los días 4 y 5 de Febrero de 2005 en Brazzaville (República del Congo) reconoce legalmente la COMIFAC (Central African Forest Commission Comisión Forestal de África Central) como la entidad coordinadora de los bosques de la región de Africa Central. A éste, se le sumó un acuerdo trilateral firmado entre el Camerún, Gabón y Congo que impulsa la protección de más de 14,6 millones de hectáreas de selva ( el equivalente al 7,5 % de África Central, en la inter zona situáda entre en las áreas naturales protegidas de Dja, Odzala & Mimbeke y que es conocida con el nombre de TRIDOM.

“… El Tratado entre estos países y el acuerdo TRIDOM, ayudarán a estos estados africanos a fomentar la cooperaración en la gestión de las áreas forestales, más alla de sus fronteras; persiguiendo la caza furtiva y el mercado ilícito de carne de animales salvajes así como la tala ilegal de árboles…” afirmó el Dr Claude Martin, Director del WWF International. Añadiendo que “… para la supervivencia y preservación de la cultura de las comunidades pigmeas estas actividades se muestran particularmente negativas…”

La Cumbre de Brazzaville sirvió, del mismo modo, para firmar un acuerdo que permita el libre movimiento de los empleados del parque entre Camerún, República Centroafricana y el Área de Conservación Tri-nacional de Sangha en la República del Congo; lo cual significa que puedan cruzar fronetras con el objetivo de perseguir la tala y caza ilegal. “… estos acuerdos significan que los empleados del parque no tengan que ver como los cazadores furtivos huyen cruzando el río a otro país…” subrayó el Doctor Martin. ” África Central es un ejemplo para el resto del mundo de como combatir las amenazas que se ciernen sobre a la fauna, los bosques y modos de vida de las comunidades locales através… A pesar de los 40 millones aportados por la Comunidad Europea no se han producido, hasta la fecha, nuevas aportaciones económicas para garantizar la conservación de la Cuenca del Congo. La WWF tiene la esperanza de que la firma de este Tratado tenga la capacidad suficiente para movilizar a la comunidad internacional en la financiación destinada a la conservación y gestión de los bosques de África Central.

Antes de la Cumbre de Brazzaville, la World Wild Fund advirtió de que dos tercios de los bosques de la Cuenca del Congo podrían desaparecer en un período de 15 años, si la caza furtiva, el contrabando de animales y la venta ilícita de su carne continúan manteniendose a los mismos niveles. A pesar de que en la Cumbre de Yaoundé (Camerún), en el mes de marzo de 1999, proporcionó millones de hectáreas destinadas a la protección de nuevas extensiones de selva y la garantía de impulsar la cooperación trans-fronteriza para salvaguardar la vida salvaje, todavía son necesarios más esfuerzos por parte de los países implicados: Camerún, República Centroafricana, Chad, República del Congo (Brazzaville), Guinea Ecuatorial, Gabón y República Democrática del Congo. La organización conservacionista requirió más compromisos y medidas entre las que destacó los controles fronterizos eficientes, mejora el la gestión de las áreas selváticas y la implicación de la sociedad civil y las comunidades locales; considerando, por último, la práctica responsable de la indústria maderera como metas para salvar la masa forestal tropical más importante del planeta, tras el Amazonas.

Hace ya ahora  más seis años que los líderes políticos del África Central pasaron a formar parte de la historia cuando decidieron reunirse para tomar medidas para asegurar la supervivencia de los bosques de la Cuenca del Congo – dijo el Director de la WWF – “… hoy, les animamos a reconfirmar su compromiso y esfuerzos para asegurar la protección de este valioso patrimonio natural. Todo ello implica una gestión adecuada y la participación de la sociedad civil “.

Los ecosistémas más ricos de África, las selvas de la Cuenca del Congo, son el hábitat de más de la mitad de las especies animales del continente, incluyendo la mayoría de las poblaciones de elefantes que existen en tierras africanas y los últimos santuarios de gorilas de llanura. Del mismo modo, proporcionan alimentos, recursos materiales y un lugar donde vivir a aproximadamente 20 millones de personas.

Enlaces de Interés:

Guía del Sureste de Camerún

Pigmeos Baka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s