De Nshare a Njoya, una breve historia del sultanato de Foumban y el pueblo bamun (1394 ~1933)

El fundador del pueblo bamun fue Nshare, príncipe de Rifum (1394-1418), hijo de un jefe  tikar establecido en la ribera del Mbam. En el siglo XVII dejó su tribu liderando a una parte de la  población para  emprender rumbo  hacia el sur, cruzando el río  a la búsqueda de nuevas tierras en las que asentarse. Lo hizo  en Nji-Mom, en el país Pa- Mbam, enclavado a unos  veinte kilómetros al norte de Foumban, sometiendo a  dieciocho jefes  que le permitieron  proclamarse rey de los Pa -Mbam, de Pa-Mban o Pa- Mom  que ( `gentes que hablan con palabras encubiertas´)  derivará  entonces el nombre  con el que se conocerá al  pueblo, Bamun. Continuando  con sus conquistas territoriales Nshare Yen acabará  estableciéndose  en Mfom-Ben que se convertirá en la capital de su reino, bajo el nombre de Foumban. La palabra Foumban tiene su origen en la unión de las palabras Fombèn (fon: ruinas) y bbèn que significa poblada.

La  historia de la dinastía bamun vendrá definida por  las  continuas guerras cuyo único propósito será  ampliar el reino y fortalecer en su seno el poder. Hoy día el  territorio  marca su entrada en el río Noun  enclave desde donde quedan atrás las montañas del país bamiléké y se abren las extensas  y fértiles planicies del suelo bamoun, interrumpidas en ocasionalmente por solitarios macizos volcánicos, que  otorgan al paisaje de  la región  una belleza austera, singular y genuinamente africana. Foumban se encuentra a aproximadamente a 250 kilómetros al noroeste de Yaoundé. Hasta la llegada al trono de Mbwé-Mbwé o Mbuembue (1757- 1814)  quién era  hijo de Knatou o Kouotou (1672- 1757), los sucesores de Nshare no mostrarán  deseos de extender su reino sin embargo, con la  ocupación del trono por parte de  Mbuembue,  décimo monarca bamun,  revitalizará con su pasión guerrera el espíritu colonizador.

La organización política y social de  este pueblo africano  presenta muchas similitudes con aquella de los bamiléké. El poder absoluto se encuentra en manos del Mfon que durante la islamización  y bajo el reinado de Njoya se  transformará,  adoptando la figura de  sultán. El Mfon  o rey  es el dueño absoluto de todo y de todos, tiene el derecho de decidir sobre la vida y la muerte de todos sus súbditos y es el comandante en jefe del ejército  otorgándole  dicha posición,  la  capacidad de declarar la paz o la guerra en beneficio de intereses propios.

Los Mfon   disponen de un prestigio divino, representado el poder de los antepasados y al igual que sucede entre los  bamiléké,  la reina madre permanece al lado del monarca actuando como consejera. Los Mfon estarán  al mismo tiempo rodeados de un consejo formado por tres Tita-Mfom o  aquellos que son  llamados padres del rey,  junto con los que tomará  las decisiones más importante que conciernen a sus dominios. Estas serán  comunicadas al pueblo a través del Tita-Ngu o portavoz oficial. Los Nji son príncipes   miembros de la familia real,  o de los nobles  y oficiales de la corte;  toman cargo político de ciudades y aldeas y se mantienen como cabezas de familia. La capital, Foumban está en estos momentos  dividida en ocho barrios, cada uno de ellos bajo  la supervisión de un jefe ayudado por un fiel  asistente. Esta estructura administrativa se mantendrá hasta principios de la década de 1900.

 Los bamun son un pueblo de artistas, desde tiempos ya muy lejanos existe en Foumban la expresión de un arte de extraordinaria belleza, presentándose estrechamente  ligado al bamiléké. Máscaras esculpidas, estatuillas de bronce elaboradas con la técnica de la cera perdida y columnas  minuciosa y delicadamente  talladas  en  madera alcanzan una extraña, singular y bella perfección  que emplazan a esta población de  la Provincia Este del Camerún en el más importante de los centros de producción artística en África. Durante el reinado de Njoya  es cuando el arte alcanzará  su máxima  expresión, presentándose  como ejemplo de esta riqueza artística el Palacio del Sultán. Junto a los artesanos de la fundición, los orfebres y los escultores en madera,  existen numerosos talleres donde se elaboran tejidos tradicionales y multitud  de  comercios que disponen a la venta objetos de anticuario, concentrados principalmente en la llamada Rue des Artisans a un kilómetro del centro de la  ciudad.

Nsangou, padre de Njoya,  fue un rey guerrero que tuvo una cuarentena de hijos. Antes de entrar en guerra con los tikar ya había designado a  su hijo menor, contaba con  tan sólo cuatro años, como su sucesor; nunca  regresaría  de la batalla, convirtiendo al pequeño con su ausencia en regente y  ante el detrimento, disgusto y decepción  de sus hermanos ya adultos. Tras la muerte de Nsangou en 1888, Ibrahim será todavía muy joven para tomar la rienda del poder  por lo que su madre  se hará cargo del trono  a la espera de que el muchacho alcance la edad adecuada para gobernar. Los hermanos mayores no tan sólo muestran su descontento con la elección de Njoya también con la presencia  de la madre, Nzabndunké,  a la que consideran  una mujer cruel, autoritaria y con deseos desmedidos para ostentar el poder.

Afrika Pasifika

Es entonces que los acontecimientos impulsarán la  revuelta que  estallará y  prolongará  durante dos años. Bentkon consejero de la reina y habiéndose ganado la confianza de dos de los hermanos de Njoya, reunirá entonces  a algunos  guerreros y marchará  contra Ibrahim; tan sólo Foumban y dos aldeas  enclavadas en la vecindad se mostrarán fieles al heredero legítimo de la dinastía bamoun.  Tras petición, el  lamido de Banyo, dará  fin a la insurrección con el envío de sus tropas. Nzabndunké impondrá y asegurará el gobierno de Njoya quién a la edad de quince años tomará posesión del trono convirtiéndose en  rey de los bamoun.

Marcado por la llegada de los alemanes  en 1902, el reinado de  Ibrahim Njoya será el más largo,  fructífero y  más conocido de la historia bamoun. El 2 de julio de 1913 morirá Nzabndunké, y  su tumba será emplazada  en el centro del Palacio Real de Foumban.  De 1902 a 1915 Camerún será  sometido al dominio colonial alemán, los principales intereses de estos europeos se situarán sobre el comercio de marfil y látex y la construcción de una vía férrea.

Los alemanes permitirán  a los reyes y líderes tradicionales  mantener sus usos y costumbres además de ejercer  plenamente sus poderes en aquellos territorios donde ejerzan  su dominio. Njoya destacará por sus buenas relaciones con los colonos hecho que le permitirá  de algún modo progresar en sus investigaciones e inventos personales. Ciertamente  se convertirá  en un líder autoritario, rodeado de una inmensa corte compuesta por nobles, jefes y  secretarios además de disponer de cientos de  kpen o esclavos postrados a sus pies. A pesar de ello  no dejará de mostrase  omo un individuo de espíritu inquieto, curioso  e inteligente. Sin duda   un hombre ávido de conocimientos, ambicioso y con profundos deseos de llevar a cabo grandes empresas. La importancia de su obra, en este aspecto,  será la invención de una escritura, de una religión  y en términos de arquitectura, la construcción del Palacio de Foumban.

Antes de que reine  Njoya los bamun son  animistas que creen  en la existencia de un ser supremo al que llamaban Nyinyi,  o ‘el que siempre camina ´es decir,  aquel que lo ve y entiende  todo.  Impresionado por la forma en que los musulmanes  llevan a cabo sus oraciones, invita  a Foumban a un morabito  y  en la ciudad  se levanta una mezquita. A partir de 1906 Goehring, misionero protestante alemán, inicia  su labor  evangelizadora  en  país bamun  y las mezquitas hasta la fecha construidas, son reducidas a ruinas  por orden del rey. Se  funda una capilla y escuelas y el bautismo da los primeros ochenta cristianos del reino. El misionero gana seguidamente  influencia y Njoya  ante esta, se muestra  disgustado por el reproche que la nueva religión le hace en cuanto al número de esposas de  esposas que posee. De  forma repentina cambia de opinión con respecto al cristianismo y emprende la persecución de sus fieles y la violencia pública contra los seguidores de la religión occidental.

En 1916 Goehring  se ve obligado a  abandonar la misión,  provocando el abandono de la fe de muchos bamun. En estos momentos es cuando aparece un nuevo marabout  que se emplea en  la enseñanzas del Islam entre la población aunque Ibrahim  Njoya tiene otros planes, crear su propia religión. Las leyes de su doctrina se guardarán  escritas en un libro  y en ellas quedaran reflejados versículos y oraciones del Corán, mezcladas con pasajes de la Biblia: La  religión de Njoya  no  será más que la mezcla y fusión del  Islam, el cristianismo y el animismo. Con su  muerte  desaparecerá,  para dar paso a los valores religiosos islámicos aunque en la actualidad la fe islámica  siga conjugándose con elementos animistas esencialmente africanos.

Njoya se muestra  siempre interesado en registrar la historia y tradición de su pueblo así como todas aquellas actividades que tienen lugar en su reino; al mismo tiempo sus inventos (  destacan  un molino mecánico para triturar el maíz y  armas de fuego)  y sus descubrimientos médicos relacionados con tratamientos para aliviar y curar enfermedades  y plantas medicinales necesitaban ser preservados; al ser no ser una lengua escrita, la Shùkèt Pamom  es  descartada para llevar a cabo sus propósitos  y crea en 1895 un alfabeto que contiene  más de 500 símbolos y dígitos pictográficos.  A partir de 1906 se dispone  a registrar detalladamente nacimientos, muertes, matrimonios, y celebraciones de relevancia; finalmente y por resultarle incomodo el  tamaño número de símbolos, decide condensarls. Llega  a revisar su alfabeto hasta seis veces, reduciendo el número de pictogramas hasta los ochenta y hasta diez los dígitos.  a ka u ku es  el nombre que ya completamente terminado recibe el alfabeto.

En el año 1918 se inauguran  unas veinte escuelas a lo largo y ancho del país bamun y en estas, más de trescientos alumnos se dedican  a aprender la nueva lengua   cuya enseñanza y   con el transcurso del tiempo, la presencia colonial francesa se encarga de eliminar . Existen noventa y un documentos escritos en diferentes versiones del alfabeto, tres de los cuales lo son en su versión final. Ibrahim Njoya escribe  un manuscrito de 547 páginas relatando la historia bamun en  a ka u ku´, más tarde lo traduce  al Shumom, su lengua secreta. Este  es  más tarde  traducido al francés  y a finales d la década de los  cuarenta.  En 1912  el Shumom  es creado por el sultán  para su  uso exclusivo y el de algunos de sus  súbditos más allegados, se trata de una mezcla de hausa, lenguas africanas, francés, inglés y alemán que aún hoy día es utilizado por algunas personas  en el sultanato. .

En 1908 Njoya viaja  hasta Buea,  capital  de la colonia de Kamerun, enclavada al suroeste del país, y allí queda sorprendido ante la grandeza de la residencia del gobernador alemán. A su regreso a Foumban se pone  a trabajar en el diseño de  su propio  palacio. Ideando  un edificio de tres pisos; el mismo se dispone para supervisar su construcción. El palacio se levanta  en 1907 haciendo uso de  ladrillos de barro cubiertos de cemento local elaborado con resinas, aceite de palma y cenizas. En 1978 la UNESCO inicia la restauración  de este singular y hermoso edificio real,   completando el trabajo en 1984.  Con la llegada de los franceses, la influencia de Ibrahim Njoya se ver reducida, a las autoridades coloniales  dela época no les complace la presencia de un sultán africano  con genio y visión. Deseando el control absoluto del país Bamun intentan  con todos los medios disponibles,   reducir su influencia,  hasta que  en 1923 le desposeerán del poder prohibiendo al mismo tiempo la celebración anual del Nguon, expresión máxima de la esencia bamun.

El país  es  dividido  en diecisiete chefferies o jefaturas superiores- Monsieur Ripe, jefe de distrito francés escribe  sobre el sultán : ‘ Njoya es un negro tirano, crecido en la sangre, de arrogancia excesiva, persiguiendo sueños dementes, ejecutando precipitadamente a sus adversarios, obligando a cada familia a darle en matrimonio a una de sus hijas. Alcanzó el poder sólo porque su madre no dudo en matar a  todos sus hermanos´. Ibrahim Njoya  es  enviado al exilio  trasladado  a Yaoundé en 1931 y es entonces cuando  su hermano,  Nji Kouotou Yenou,   es nombrado guardián del palacio por la administración colonial francesa. Muere  el 30 de mayo de 1933 a la edad aproximada de 66 años. Hubert Deschamps, historiador galo dirá de este ` fue una de las personalidades más destacadas del África Negra…´ No así lo consideró el poder colonial francés.

Un saltamontes es un nguon, pero el Nguon es también un festival  que se originó en el 1394 simbolizando la unión del sultán con su pueblo. Es también una sociedad secreta, un tambor de fricción y  una danza ritual… En definitiva, el Nguon es una celebración constituida por  actos de gratitud o apaciguamiento que engloba aspectos políticos, sociales, religiosos y místicos. Los franceses, temiendo que el Nguon pudiese derivar en revueltas e insurrecciones civiles contra la presencial colonial, impidió su celebración a partir de  1924 sin embargo  Njimoluh Seidou Njoya (1889- 1933),  padre del actual regente  Ibrahim Mbombo Njoya, lo rescató del olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s