Del califato de Sokoto a los lamidatos del Norte de Camerún

Cuenta una leyenda de la Adamaoua que Okba, compañero de  Omar,  fue enviado por Mahoma a predicar el Islam en el Imperio de Mali. Estaba casado con una princesa  hija del rey Badiumanga, con la cual tuvo cuatro hijos. Partiendo en viaje de peregrinación a La Meca, confió su esposa al cuidado de un liberto con el cual se casaría  más tarde, ante la prolongada ausencia de su marido. Los hijos de Ubka se convertirían en antepasados de sangre pura de  los fulbé y aquellos concebidos de la unión con el  liberto, los llamados fulbé bastardos. El pueblo del reino de  Mali contrariado ante el hecho,  obligó a la  familia a  emigrar. Tras un largo viaje dos de los hijos, Vaja y Rendi,   se establecieron en la Adamaoua de ellos  descienden los Foulbé Vollarbé de Ngaoundéré y los Fulbé Illaga de Rey. En el 1300, un historiador árabe de Egipto, Makrizi, indicó la presencia de dos expertos fulani en la embajada enviada por el emperador de Malí ante el emperador de Bornu, lo que  implica que antes de esta fecha  los grupos fulbe ya  existían en Malí.

Los fula, pueblo de pastores convertidos al Islam  se desplazaron durante siglos por toda el África, llegando hasta la Adamaoua en Camerún. El siglo XV fundarían  Masina, estado vasallo de Mali,  y Shongaï continuando  su avance hacia el sur para alcanzar el país Haussa. A  finales del XVI llegarán y se establecerán en Bornou.  En el oeste, partirán  de Massina y  en el XVII  ocuparán el país Fouta en Guinea. Desde aquí  y a principios de siglo  se expandirán  por todo el país Mossi.  En la Adamaoua se someten  a los líderes locales paganos  y en el siglo XVII,  siendo ya muy numerosos fundarán los lamidatos de Garoua, Rey y Bindir. El método de expansión fulbé será  muy simple. Llegarán  en grupos reducidos y pacíficos a la búsqueda de pastos para su ganado y  trabajarán  para los  jefes  de la región,  aceptando su poder. Cuando alcanzen   una considerable proporción en su población se sublevarán, destronarán  al jefe local y en ocasiones,  fundarán  estados independientes.

Sheikh ‘Uthman Dan Fodio fue un fulbé nacido en 1754 en la ciudad de  Marafa o Maratta,  en el estado de  Govir,  en el país Hausa. Habiendo estudiado en Agadez, a su regreso  el rey  Wawa Zangworole tomaría sus servicios como gobernador de los príncipes reales. Sin embargo Yumfa, soberano de Govir y  a  quién no le  gustaba la influencia peul en los asuntos de estado  se desharía de él. Shaihu Usman dan Fodio se retirará entonces a una aldea fulani donde vivirá como un modibo o  profesor  en ciencias islámicas. Allí  empezará a instruir en la  fe  musulmana y los peuls de su entorno se organizarán políticamente, lo que provocará la intervención de Yumfa quién considerando a Uthman Dan Fodio  peligroso intentará asesinarlo en 1802.  Sheikh ‘Uthman Dan Fodio  fue un ferviente musulmán que creía que los haussa practicaban ritos paganos dentro de  la esfera del islam. Como respuesta al el intento de acabar con su vida y combatir las prácticas infieles,  lanzará contra el estado de Govir  y entre 1804 y 1808, una campaña militar conocida como Yihad Fulani.

Los fulbé derrotarán a los paganos sometiendo al país Hausa y Kebbi. Inmediatamente a su victoria organizarán  administrativamente el territorio conquistado y emplazarán un gobernador peul en cada una de las regiones arrebatadas a Yumfa. Sheikh ‘Uthman Dan Fodio fundará  en el Sudán central un extensísimo imperio con capital en Sokoto, casi 2000 kilómetros de este a oeste  desde Masina, en el Alto Niger, hasta la Adamaoua.  Se proclamará  para entonces amir al – muminin o lo que es lo mismo,    emir de los creyentes.  En 1810 y en una nueva campaña militar someterá  al estado de Liptako, enclavado en el Alto Níger, sus tropas yihaidistas vencidas por Mohamed El-Kanemi fracasan en  su intento de atacar al sultanato de Bornu a orillas del Lago Chad (1808-1810).

Usman Dan Fodio morirá  en 1817. Su imperio dividido, tomando su hermano Abdallah el oeste y emplazando la capital en Gando. El oeste, el área más  importante y extensa entregada a su hijo Mohamann Bello,  nombrando a Sokoto capital. La provincia de la Adamaoua, con el centro administrativo en Yola dependería también de Bello. Este nuevo imperio se descompondrá en poco espacio de tiempo, las provincias se separarán alcanzando  prácticamente la Adamoua  su independencia en 1850.  Los jefes foulbë de Fombina, región del norte de Camerún, pedirán  a Sheikh ‘Uthman Dan Fodio en 1806  que este les  traspasé  la bandera de la yihad, para ello brinda a Adama como líder. Es  hijo de un erudito llamado Hassana de la familia de los Bâ establecida en Gourin, en Faro y que había realizado con éxito estudios en Bornou, ganándose con ello reputación como hombre de ciencia o modibo y un apasionado de la mística.

Adama era el líder de Gourin, al sur de Boudang. Recibiendo el testigo de la yihad  de manos de Dan Fodio  se convertiría  en emir o  jefe militar, político y religioso de los creyentes y todos los  jefes locales deberían someterse a él. Las regiones bajo su influencia se agruparían bajo el nombre de Adamaoua, con capital en Yola. Desde entonces  los fulbé aumentarían su población al norte de Camerún, de forma particular en Maroua, la Diamarré, Garoua, Bénoué, Ngaoundéré en la planicie central. Adama combatiría a las tribus animistas (Bata, Fali, Moundang y otros) para someterlos a su autoridad o a la de los jefes peul convertidos en lamibé. El hijo de Hassana atacará al reino de Mandara que resistiría victoriosamente, encontrando la muerte en el año 1847.

Los fulani de la Adamaoua se agruparán  en dos  grandes familias: los Vollarbé (singular: Volaro) y los Illaga (singular: Illagadjo). Los Vollarbé dominaran  predominantemente la región oeste y el norte del antiguo  Camerún Británico: Sokoto, Yola, Ngaoundéré, Gashiga, Banyo y Koncha. Los Illaga  estableceran  lamidatos en Rey, Bindir, Tibati, Maroua y  Garoua.

El poblamiento fulbé se concentrará  en torno a tres grandes centros: Ngaoundéré, Garoua y  Maroua, contando con veintiún lamidatos. La zona de Ngaoundéreé, la más extensa agrupa seis lamidatos: Ngaoundéré, Tignère, Banyo, Tibati, Koncha y la jefatura de Déodéo que no recibiría por parte del emir de Yola el título de lamidato. La región de la Bénoué cuenta con once lamidatos: Garoua, Guider, Bibemi, Bé, Demsa, Cheboa, Chamba, Mayo Lué, Laro, Mayo Pentaje y Rey Bouba, el más grande de toso. La Diamaré concentra cuatro lamidatos fulani, comprendidos por Maroua, Bogo, Mindif y Kalfu este último estaría estrechamente ligado a Sokoto. Los lamidatos en el norte de Camerún, han sobrevivido a la colonización y siguen ejerciendo su poder en la región a pesar de estar  supedidatos al gobierno central camerunés.

A la cabeza de los lamidato se encuentran los lamido o soberanos de origen fula y  quiénes eran elegidos por las familias reinantes. El lamido es el maestro de los hombres que de él dependen. Tenían el derecho sobre la vida y la muerte. Sus súbditos debían pagarle impuestos: el zakkat impuesto legalmente por el Corán; el ouchoura impuesto establecido sobre la herencia; y el soffol o tasa de pastoreo  que los pastores  extranjeros debía abonar si deseaban que su ganado pastase en las tierras propiedad del lamidato.  El lamido  no era exactamente el propietario de la tierra, sino más bien su custodio, teniendo el deber de su adecuada gestión y transmisión a sus descendientes.

El plural  de lamido es lamibé  una variación local  del fulfuldé derivada  de la palabra árabe emir, cuyo significado es jefe religioso. Sin embargo, el  papel de los lamido  es a un mismo tiempo político y religioso. Como líder político administra el lamidato e imparte justicia; como líder religioso es el imam es decir, aquel quién dirige la plegaria en la mezquita. De hecho los lamidos delegan sus poderes a un imam que nombran ellos mismos. La justicia, basada sobre el derecho coránico y las costumbres locales. Cada lamido cuenta con ministros que forman un consejo de doce miembros llamado Fada. Es este consejo quién designa el sucesor al trono del lamidato. Los ministros del Fada, tomando como ejemplo el lamidato de Ngaoundéré,  se distribuyen jerárquicamente y de forma piramidal  de la siguiente manera: Galdima o primer ministro; Sarkin Sanou o jefe de rebaños; Imam o ministro de culto encargado de la mezquita; el Alkali o juez; el Wajiri deformación de Vizir o ministro; el Kaigama o líder de los dignatarios de palacio; el Sarki Yaki o ministro de guerra; el Djaouro Tongo o jefe de  barrio; el Djaouro Boumdjere o segundo jefe de barrio; el Baoussi o antiguo jefe del barrio de los extranjeros (haussa) y el Djaouro Feke o jefe de barrio.  Los siete primeros ministros son generalmente de raza peul mientras que los cinco restantes representan el interés general del  resto de la población.

La sociedad de los lamidatos comprende a los hombres libres o rimbe (singular: dimo) Son los mismo fulbé  y aquellos musulmanes que habitan el lamidato como son los haussa, bornu y árabes. Los esclavos o matchoubé (singular: matchoudo) aquellos habitantes conquistados por el lamido. Algunos de los matchoubé eran propiedad de los maestros y residían con las familias, siendo vestidos, alimentados y protegidos por estas las cuales eran pagadas con el trabajo; maestros que los podían vender en cualquier moment, intercambiar, ceder o concederles la libertad.  Otros, los más miserables de entre los esclavos, eran aquellos sujetos a la autoridad del lamido.

El lamidato de Ngaoundéré fue establecido entre 1836 y 1839 por el jefe Vollarbé Ardo Ndjobdi (ardo, significa jefe). En su origen Ngaoundéré era una aldea Mboum conocida con el nombre de Delbé. Los sucesores de Ardo Ndjobdi derrotaron a  las tribus autóctonas ( Mboum, Kaka, Baya y Dourou) con la intención de extender el lamidato, uno de los más importantes de la planicie central.  El orígen del lamidato de Garoua se remonta a 1839. Conocido en el pasado como Ribao fue fundado  por Modibo Haman jefe de Vollarbé trás vencer a los  fali y bata. En 1901, el hijo pequeño de Haman, Bouba, tomará el titulo de lamido  independizandose de la soberania de Yola. Maroua pertenece al reino de Mandara que la perderá en 1819 en lucha contra los fula. Haman Selbé se convertirá en el primer lamido de Maroua. Sus sucesores continuarán luchando contra los Mandara para asegurar su superioridad en la región. El lamidato de Rey Bouba fue fundado en 1804  de la mano de Bouba-Ndjidda quién ejercerá el poder  hasta 1864. Durante treinta años luchará contra las tribus animistas de la región, independiente del emir de Yola, Rey Bouba  se convertirá en uno de los lamidatos más importantes de Camerún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s